Music

Loading...

martes, 15 de octubre de 2013

Histories.

¿ nunca te has parado a pensar las cantidades de historias que te cruzas al día? En la calle, en el centro en el que estudies, en el autobús, en el metro...
Cuando paseas por la calle y te encuentras a una mujer con el semblante serio tal vez porque no puede parar de darle vueltas a su mala situación económica que cada vez va peor o porque ha recibido una mala noticia.

O aquellos ellos que pasean escuchando música a través de sus cascos y que posiblemente estén en su único momento de desconexión del día.

También aquella muchacha que va hablando por el whats app mientras camina y una mujer mayor no está de acuerdo con lo que hace sin saber que posiblemente esté hablando con la persona que le hace feliz diariamente.

¿ y que es de ese niño solitario del recreo que mira a su alrededor y sólo de grupos de amigos que se divierte mientras los nada por posiblemente ser diferente?

O aquel que consuela a su amiga en un banco porque su novio es un cabrón y le hace daño mientras él se muere por estar con ella sin saber que en un futuro encontrará a la chica que le rompa la maldición de estar condenado a ser siempre el amigo y haga que todo lo malo se vuelva perfecto.

O aquel autobús que se dirige a otra ciudad lleno de historias como la mujer extranjera que se muda a empezar de cero en una nueva ciudad o aquella novia o aquel novio que va cada fin de semana a ver a su pareja que por desgracia se encuentra lejos y con la que sólo puede compartir fines de semana.

Si al final  de día nos paramos a pensar la cantidad historias que se cruzan con las nuestras por instantes nos sorprenderíamos porque cada persona tiene su historia y cada historia su valor.

martes, 2 de julio de 2013

Everybody has got a wonderwall.

¿Quién no tiene ahora mismo en su vida a alguien de quien sentirse orgulloso? Ese alguien a quien le debes tanto que piensas que ni en todo lo que te resta de vida podrías pagárselo, ese alguien que cuando echas la vista hacía atrás solo te hace falta comparar como era tu vida antes de que llegase y como es ahora para darte cuenta de que tienes a alguien maravilloso a quien no te podrías perder por nada del mundo.
Ese tipo de persona es el que, por lo menos yo, busco significar para alguien porque ¿sabéis qué? no hay nada mejor que equivocarse y tener a alguien que te diga 'Nadie es perfecto' te abrace y ese error quede solo en el pasado y forme parte de una de las lecciones que te da la vida. No hay nada mejor que darse cuenta de que alguien te falla y tener a alguien que te escuche durante el tiempo que sea necesario para desahogarte y que cuando termines de hablar solo escuches palabras de apoyo y a continuación sean todo risas, alguien que te ayude a olvidar que el mundo a veces no es de color de rosa y te recuerde que siempre hay un motivo por el que luchar.
Y es verdad, a pesar de todo siempre hay algo por lo que seguir adelante y eso solo te lo puede demostrar una persona, una persona que cuando solo lo veas todo de color negro ella te abra los ojos y te haga ver que también hay luz a final del túnel que la vida es corta y que merece la pena pasarla con ella.
Esa persona estará dispuesta a salvarte millones de veces. Esa persona te va a querer cometas un error o 30 porque para esa persona tu eres perfectamente imperfecto y tus imperfecciones son las que esa persona ama de ti.
En mi caso creo que es demasiado temprano para que cierta persona me considere su 'wonderwall' pero lo único que quiero ahora es ganármelo, día a día, para que dentro de años, pase lo que pase, esa persona eche la vista atrás y se de cuenta de que llegue a salvarle, de que nadie le va a querer como yo le quiero y que la frase 'And after all you're my wonderwall' solo le recuerde a mi.
Quizá algún día lo consiga, no va a ser fácil ¿pero por qué rendirme si a mi siempre me gustó lo difícil?
http://www.youtube.com/watch?v=lIR5lorMZcQ

miércoles, 19 de junio de 2013

Same way, different people.

Estoy segura de que si mucho echamos la vista atrás veremos errores, uno tras otro, errores que muchos quieren remediar rezando porque una mente privilegiada invente alguna forma de volver atrás en el tiempo.
Puede parecer increible, pero yo nunca volvería atrás, para nada, y lo digo sinceramente.
¿Por qué? la respuesta creo que es cuanto menos simple. No es que yo no haya cometido ningún error en mis 18 años de vida, ni que sean insignificantes, ni que, en algún momento, no me haya arrepentido de ellos, si dijera que si mentiría la verdad.
Simplemente creo que gracias a todos aquellos errores que cometí en el pasado soy quien soy ahora, si es verdad que gracias a esos errores ahora me toca finalizar una etapa de mi vida y comenzar casi de 0, si es verdad que esos errores me dieron una fama que quizá ni yo misma quería pero supongo que todo forma parte de madurar.
Pero volviendo la vista atrás también te das cuenta que detrás de cada error hay una persona.
A parte de todas las personas a las que yo misma hice daño con mis errores hay una persona que siempre estuvo ahí, que siempre ignoró las opiniones de los demás, mi fama de lo que no era y siempre dio la cara para defenderme.
Si es verdad que igual algunas situaciones se me fueron de las manos, pero yo era y soy así, me gusta salir ganando aunque 20 personas tengan que perder y solo confio en mi misma cuando tengo a alguien al lado que confia ciegamente en que soy capaz de hacerlo.
Puedo haberle fallado a mucha gente, pero la verdad es que todas las mentiras de las que he sido complice y en todo lo que he ayudado a las personas que quiero auqnue fuera con fines de hacer daño a los demás forman parte de mi pasado y en parte puedo estar orgullosa de ser lo que soy hoy y de que ninguna persona pueda jugarmela sin que yo la descubra antes.
Ese es solo mi caso, el de aprender a calar a las personas con solo verlas, pero seguro que cada persona es diferente y sé que después de esto podeis ver los errores de otra forma, como algo positivo que os ha hecho cambiar a mejor y ser lo que sois ahora. No vale la pena arrepentirte eternamente de un pasado que no se puede cambiar, incluso me atrevo a decir, como he dicho antes, que no hay razones para arrepentirse, todos cometemos errores para aprender y solo queda seguir adelante.
Lo mismo pasa con los errores de situaciones que se nos han ido de las manos ¿a quién no le a pasado?
Pero, ¿sabéis qué? cuando una situación se va de las manos y cuando la paras ya es demasiado tarde o cuando el destino te castiga de manera demasiado cruel que sientes que el mundo se te echa encima y simplemente te arrastra al fondo de un hondo pozo, cuando sales, cuando te das cuenta de que eres más fuerte, en la superficie de ese pozo encuentras a gente que de verdad ha confiado en ti que te ha estado tirando cuerdas desde arriba para salir de ese pozo y que te quieren simplemente por lo que eres, que les da igual todo lo demás y que siempre vas a estar ahí, para que, la próxima vez, no llegues a caer de ese pozo. Esas personas son tu casa, tu familia, aunque algunas no lleven tu sangre, tu reino que esta dispuesto a perdonarte y a empezar de 0 contigo.


domingo, 26 de mayo de 2013

La vie comme elle meme

Cada uno tiene su propia filosofía de vida, una meta, un sueño, un modo de vivir, unos límites y prioridades… Para cada persona es distinta y cambian a lo largo de las etapas de nuestra vida.
Cambian porque la gente madura, cambia, aprende con cada error y cada experiencia, va adquiriendo fuerza con el paso de los años… La vida siempre pone obstáculos, en algún momento de nuestra vida todo pasa de ir bien a ir mal, todo cambia, las personas que más queremos son a veces quien nos traicionan, a veces llegamos a querer tanto a una persona que nos cegamos y no nos damos cuenta de lo que pasa. Pero todo eso es pasajero, tarde o temprano siempre se descubren las cosas, la verdad sale a la luz y nos damos cuenta de que no todo era tan bonito, en ese momento es como si el mundo se subiera a tu espalda y tú simplemente te dejas caer.
En mi caso siempre, hasta ahora, he terminado dándome cuenta de todo lo que pasaba a mi alrededor y solo tenía dos opciones, o engañarme a mi misma y seguir o poner punto y final y dejar que el mundo me aplastase, hasta que caí lo más hondo que se puede caer y cambié mi filosofía de vida.
En la vida encontrarás a personas que por diversos motivos tratarán de engañarte, te mentirán y simplemente tendrás que aprender para, al menos, intentar que no vuelva a pasar, aunque también hay que reconocer que hay mentiras y mentiras, la persona más importante de mi vida me mintió yo la descubrí y ella seguía insistiendo en que no me mentía hasta que no me pudo mentir más, no creo que haberle perdonado esa mentira fuera una error, simplemente pensé y me di cuenta que detrás de eso no había intenciones de herirme y no me equivoqué porque mi hermana ha sabido darme muchas cosas buenas, entre ellas, salvarme la vida y es una de las pocas personas que no me permitiría perder nunca.
En cambio, no puedo perdonar mentiras en una relación, las relaciones se basan en confianza y si una relación empieza con mentiras y ocultamientos no puede salir nada bueno, entre otras cosas y lo sé por simple experiencia, he aprendido que si en una relación tu pareja te miente y tú le perdonas lo volverá a hacer y entrarás en un círculo peligroso que te consumirá poco a poco, lo mismo pasa con la infidelidades. Y no lo sé porque me lo hayan hecho, lo sé porque yo misma he mentido y ocultado sé todo lo que se puede saber acerca de eso y por eso nadie puede hacérmelo a mi, no se puede engañar al maestro.
Lo peor es cuando te das cuenta de las mentiras, yo he llegado a un punto en que no me puedo permitir sufrir más y simplemente apago las emociones hacía esa persona y me río en su cara por pensar que es mejor que yo y puede mentirme, lo sé, mi orgullo gana siempre pero como un buen amigo mío diría: ‘’Mi orgullo es malo, pero se queda conmigo cuando tú te vas’’.

Ahora supongo que solo me queda seguir adelante. Seguir adelante porque hay muchas otras cosas peores en la vida, no hay que rendirse nunca, solo disfrutar y vivir cada segundo como si fuera el último. Sola o acompañada.